‘Alice’s Egg Plant’, Walt Disney, 1925

Little Red HenskiPara compensar los ladrillos que os encas- quetamos en algunas entradas, hoy os traemos algo ligerito.

Os proponemos ver un trabajo de Walt Disney perteneciente a su serie Alice Comedies, com- puesta por varios cortometrajes realizados entre 1923 y 1927 en los que mezclaba imagen real y animación.

En ‘Alice’s Egg Plant’, Alice y su gato Julius son los propietarios de una granja especializada en recogida y venta de huevos. Desde el primer momento se nos presenta a las gallinas -sus trabajadoras- como unas vagas encima de las cuales hay que estar para que cumplan con su tarea. Vemos cómo las gallinas fichan y Julius supervisa la producción. Hasta aquí todo va bien. Las gallinas aceptan su rol sin decir ni mu ni cocoroco.

Pero un buen día aparece Little Red Henski, una gallina llegada de Moscú con una maleta de IWW (Industrial Workers of the World). Se adentra en la granja y consigue que las gallinas se pongan en huelga para mejorar sus condiciones laborales. ¡Estos Wobblies! ¡Y encima viene de la Unión Soviética! Con esto, Disney consigue hacer doble crítica: un corto contra el sindicato y anticomunista.

Alice's egg plantEl nombre de Little Red Henski parte del título de un cuento infantil, Little Red Hen (La gallinita roja), al que añade la termi- nación -ski, suponemos que para que parezca más rusa. Quizá es una referencia directa a Trotski. Aunque a mí también me ha traído a la memoria el nombre del creador (junto con Nikolái Bujarin) del ‘ABC del Comunismo’: Yevgeni Preobrazhenski.

No deja de resultar curioso que la gallina sea Wobblie-Bolchevique, habida cuenta que la Unión Soviética no es el sitio donde más proliferara la IWW. Pero bien pensado, ¿por qué no? No olvidemos que sí que hubo relación. Recordemos por ejemplo la Colonia Autónoma Industrial ‘Kuzbass’.

En plena huelga llega un gran pedido de huevos. Pero no hay problema, Alice y Julius, se las apañan para conseguir la cantidad solicitada sin que las gallinas sospechen nada. En este cartoon los capitalistas que exprimen a sus trabajadores son los listos, los buenos. Disney ya no es un animador más y está cada vez más del lado de los jefes. Ha pasado de crear historias en las que los protagonistas se burlan de las figuras autoritarias a poner como protagonistas y héroes precisamente a los que mandan.

Hasta aquí, la interpretación clasica del corto, pero vayamos un poco más allá. ¿Tienen motivos las gallinas para ir a la huelga? Por lo que se nos muestra parece que sí: son tratadas de forma cruel, incluso a latigazos, se les exige una gran productivi- dad independientemente de su estado y lo que piden no son más que mejoras laborales. Sin embargo, lo que establece quiénes son los buenos y los malos no es el análisis de lo que ocurre, sino la caracterización de los tipos: comunista-malo, patrón-bueno, trabajador-tonto/vago. De este modo, se justifica de forma sutil (o no tanto) la explotación y el abuso en aras  de preservar lo fundamental: la producción y la empresa. Y esto, en un corto para niños. Terrible.

Para rematar la faena, dan la solución capitalista  para evitar las revueltas y entontecer a las masas gallinaceas: generar la necesidad de consumo, en este caso, muy propio, a través del deporte. Todo un tratado.

Sin embargo, el azar llega en forma de justicia poética, ya que todavía nos espera una sorpresa final…

——————————————————————————————
——————————————————————————————

Quizás aquí debajo veas una publicidad que Wordpres pone cuando le apetece y con la que nosotros no tenemos nada que ver. Está en su derecho, tanto como el que tienes tú de hacerla desaparecer. Pincha en la imagen, instálate el plugin de Adblock Plus y ¡¡adios!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Años 20 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ‘Alice’s Egg Plant’, Walt Disney, 1925

  1. cyllan dijo:

    Genial y terrible a partes iguales. Así han salido los niños norteamericanos viendo estos lavados de cerebro que les hacían. Me ha encantado el documento.

    • CyT - GCPG dijo:

      Un placer verte por aquí, Cyllan.

      La verdad es que el tema sobre el uso de la animación para inculcar las más diversas ideas desde la más tierna infancia hay muchísimos ejemplos de diversos países y épocas variadas. Si se tercia, ya veremos más ejemplos en este blog, en el otro o donde se tercie 🙂

  2. Enrique dijo:

    Me imagino que la intención era una, pero el resultado final -visto desde la actualidad- nos posiciona claramente del lado de las “tontas y vagas” gallinas y del “alborotador” bolchevique.
    Reconozco que no conocía esta serie animada de la Disney (¿dónde quedaron los buenos tiempos de las Silly Symphonies?).

    Saludos, un artículo estupendo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s