EE.UU. hasta 1929

wall_street_crash_1929El nacimiento y primeros pasos del cine en Estados Unidos fueron paralelos a un importantísimo desarrollo económico, la llamada segunda ola de la revolución industrial. Eran los tiempos de J.P. Morgan, que comenzó a hacer dinero con las comisiones por ventas de acciones del ferrocarril, o con lucrativos negocios durante la Guerra Civil, como la venta al ejército por seis veces su coste de rifles con un pequeño defecto: arrancar los pulgares de los soldados que los disparaban. Morgan controlaba ya en 1900 nada menos que 100.000 de las 200.000 millas de ferrocarril que tenía el país. También de John D Rockefeller, quien compró su primera refinería de petróleo en 1862, en 1870 fundó la Standard Oil Co, pactó acuerdos secretos para el transporte de su crudo, eliminó a sus competidores y en 1879 controlaba entre el 90 y el 95% de todo el petróleo producido. Tiempos de un crecimiento inusitado en los que Estados Unidos pasó de ser un país mayoritariamente agrícola al primer país industrial del mundo.


SouthernPacific
Las cifras son espectaculares. Cerca de 23,5 millones de inmigrantes entre 1881 y 1920 que se establecieron preferentemente en las ciudades de los grandes enclaves industriales. La población urbana pasó de ser el 12% en 1850, al 39,7% en 1900 y al 51,2% en 1920. Entre 1860 y 1900 se pasó de 31 a 75 millones de habitantes. El número de granjas aumentó de 2 a 6 millones. La economía creció entre 1870 y 1913 a una tasa media anual del 4,3 %, casi el doble que Alemania y Gran Bretaña. En 1913 producía ya el 35,8 % de toda la producción manufacturera del mundo y el valor de su comercio exterior se había cuadruplicado desde 1875. En 1880 había en el país unos cien millonarios, en 1916 alrededor de 40.000.

American_progress_JohnGast1872
Las causas del despegue económico fueron diversas: las fuertes tasas de crecimiento de población ya mencionadas; la conquista del Oeste que permitió triplicar la superficie cultivada; la mecanización de la agricultura y el uso de fertilizantes, que incrementaron notablemente la productividad de la tierra y convirtieron al país en el primer productor mundial; la construcción del ferrocarril que, además de producir los primeros magnates del capitalismo americano,  permitió la explotación de grandes recursos naturales, especialmente la siderurgia y la minería…

Colorado_Fuel_Iron_Co_Sunshine_Mine
Para cuando los pioneros del cinematógrafo empezaban a experimentar con ese nuevo invento, empresas como la U. S. Steel Corporation, creada en 1901, contaba con 758 plantas de producción de acero, minas de hierro y carbón, flota mercante y ferrocarriles propios y era la primera empresa mundial del sector. Rockefeller y su Standard Oil dominaban los mercados europeos de petróleo, se habían hecho con líneas ferroviarias, oleoductos, grupos financieros y era probablemente la organización industrial más fuerte del mundo. En 1912 se producían con electricidad 12 millones de caballos de vapor. En 1915 había 2,5 millones de automóviles circulando.

Acción_Standard_Oil
La banca tuvo un papel esencial en todo este desarrollo, sobre todo en la consolidación de “trusts”, es decir, monopolios. Según un informe del Senado de comienzos del siglo XX, Morgan pertenecía a las juntas directivas de 48 corporaciones y Rockefeller a 37.

JP_MorganPero todo este “milagro” no se produjo sin ayudas, sobresaltos, conflictos y sufrimiento. Ya en 1837 y 1853 se habían producido depresiones, que convencieron a los políticos del momento de que la mejor manera de conseguir la estabilidad era la reducción de la competencia y la evolución hacia el monopolio. A partir de ahí y hasta final de siglo la intervención estatal se limitó a la política arancelaria proteccionista, la concesión de subvenciones a las empresas y la aprobación de leyes favorables a los intereses empresariales. La corrupción política era endémica, los “bosses” disponían de miles de votos, controlaban las maquinarias de los partidos y garantizaban la elección a cambio de contratos. El bajo porcentaje de población que tenía derecho a voto, los cuales ejercían su derecho de forma muy limitada, optaban entre los dos grandes partidos por cuestiones étnicas o religiosas, ya que entre ellos no había diferencias ideológicas o de clase.

Aun así, en 1873 una nueva crisis sacudió a la nación hundiendo a las pequeñas empresas y llevando hambre, frío y muerte a los trabajadores. Momento oportuno para que Carnegie se hiciese con el mercado siderúrgico y Rockefeller con el del petróleo.

RockefellerEn 1877, en lo más profundo de la depresión, una serie de dramáticas huelgas de los trabajadores ferroviarios sacudieron la nación como no lo había hecho antes ningún conflicto laboral, paralizándo más de la mitad de las mercancías acumuladas en el ferrocarril. El saldo final de las movilizaciones fue de cien muertos, mil encarcelados y 100.000 huelguistas. No fueron las únicas víctimas de ese periodo. En el año 1889, los archivos de la Comisión de Comercio Interestatal establecían en 22.000 los trabajadores del ferrocarril muertos o heridos.

A partir de 1877 y hasta final de siglo, se estableció una lucha entre la educación y el control que intentaban ejercer el gobierno, las empresas, las Iglesias y las escuelas sobre los más humildes, y las grandes movilizaciones de obreros y campesinos que se extendieron por todo el país. El gran número de inmigrantes, más desvalidos y más controlables, mantenían bajos los salarios y eran útiles como esquiroles. Sus hijos a menudo trabajaban, aumentando el desempleo. En 1880 había 1.118.000 menores de dieciséis años trabajando, uno de cada seis niños.

GreatRailroadStrike1877
Las jornadas de más de doce horas, con sueldos que no alcanzaban la subsistencia, eran corrientes. En 1886 ya había crecido el movimiento a favor de la jornada de ocho horas y el 1 de mayo la American Federation of Labor (AFL Federación Americana del trabajo), sindicato reformista que llevaba funcionando cinco años, llevó a la huelga a 350.000 trabajadores. El 3 de mayo la policía mató a cuatro activistas en Chicago, al día siguiente se reunieron tres mil en la plaza Haymarket. Llegó la policía y ordenó la dispersión, pero una bomba estalló entre ellos matando a siete e hiriendo a sesenta y seis. Ocho dirigentes anarquistas fueron detenidos y condenados a muerte sin pruebas, lo que provocó un revuelo internacional. Al año siguiente cuatro de ellos fueron colgados, otro se suicidó y el resto permaneció en la cárcel. Se manifestaron 25.000 personas, y desde entonces se celebraron mítines en memoria de los mártires de Haymarket.

MeetingFlyer_Industry&Labor1886
El año 1886 llegó a ser conocido en la época como “el año del gran alzamiento obrero”. De 1881 a 1885 hubo una media de unas 500 huelgas anuales, con 150.000 participantes. En 1886 hubo más de 1.400 huelgas, con 500.000 trabajadores movilizados.

También en las plantaciones hubo bajas. En 1887 cerca de 10.000 trabajadores del azúcar, el 90% de ellos negros, hicieron huelga. Un tiroteo con la milicia dejó un saldo de treinta negros muertos o moribundos y cientos de heridos.

En 1891, mineros de la Compañía Minera de Carbón de Tennessee fueron desalojados de sus viviendas y reemplazados por presidiarios por negarse a firmar un “contrato riguroso” por el que se comprometían a no hacer huelgas. Un millar de mineros armados se hicieron con el control del área minera, liberaron a quinientos presos e incendiaron las empalizadas en donde los habían encerrado.

coalminersWilburtonOklahoma
Ese año y el siguiente hubo huelgas y movilizaciones en Nueva Orleans, en Búfalo, en Idaho, con 20 trabajadores muertos por detectives de la agencia Pinkerton contratados por las siderurgias de Carnegie…

El año 1893 nuevamente fue testigo de una gran crisis económica. Quebraron 642 bancos y cerraron 16.000 negocios. Tres millones de trabajadores, de los 15 millones que había, se encontraban en el paro.

La depresión continuó durante años y provocó una oleada de huelgas por todo el país. La mayor fue la huelga nacional de trabajadores del ferrocarril de 1894, que comenzó en la compañía Pullman en Illinois y en la que murieron alrededor de treinta y cuatro personas. Fue aplastada por catorce mil policías, milicianos y soldados. En total, el número de huelgas entre 1883 y 1900 se elevó a 23.800.

En el campo la cosa no fue mucho mejor. Los granjeros se veían obligados a pedir créditos, los precios del grano bajaban y sus costes subían, con lo que no podían pagar y muchos vieron embargadas sus casas y sus tierras, convirtiéndose en arrendatarios. En 1880 el 25% de las granjas estaban alquiladas por arrendatarios, y el número iba en aumento. Muchos ni siquiera disponían del dinero para el alquiler y pasaban a ser peones. En 1900, ya había en el país 4 millones de peones.

En el sur, el sistema de derecho de retención de la cosecha fue más brutal. El granjero conseguía del negociante lo que necesitaba, pero como no tenía dinero para pagar, le hipotecaban la cosecha con intereses de hasta el 25%. Cada año debía más dinero, hasta que al final le embargaban la granja y pasaba a ser arrendatario o peón.

BanderaFarmersAlliance
Durante los peores días de la depresión de 1877, un grupo de granjeros fundó en Texas la primera Alianza de Granjeros. A los pocos años la Alianza estaba por todo el estado. En 1886, ya se habían afiliado 100.000 granjeros y empezaron a juntar su algodón y a venderlo cooperativamente, lo llamaban “amontonar”. La Alianza se extendió rápidamente por el Sur, llegando a tener 400.000 afiliados. Ya convertida en Partido Popular (o Populista), su candidato a las presidenciales de 1893 obtuvo más de un millón de votos, pero perdió. Su incapacidad para unir a granjeros blancos y negros y sus acuerdos con el partido Demócrata terminaron por hundir el populismo.

farmersallianceEn 1890 la Oficina del Censo declaró oficialmente que la frontera interna se había cerrado. El sistema de beneficios ya había empezado a pensar en la extensión por ultramar, y la depresión comenzada en 1893 fortaleció la idea en la élite política y financiera de que los mercados extranjeros aliviarían el problema del bajo consumo interior.

En 1897, Theodore Roosevelt escribía a un amigo: “En estricta confidencia, agradecería casi cualquier guerra, pues creo que este país necesita una”.

Theodor_RooseveltCuba parecía especialmente propicia para la expansión. En 1898 los rebeldes llevaban tres años luchando contra los españoles, así que era fácil adornar la intervención como un acto de generosidad y crear un estado de ánimo favorable en la nación. Terminada la guerra, Estados Unidos se hizo cargo de los ferrocarriles, las minas y las propiedades azucareras de la isla. Inmediatamente fuerzas militares tomaron el poder en Puerto Rico, se anexionaron las islas Hawái y compraron las islas Wake, Guam y Puerto Rico.

Con la entrada del nuevo siglo cambiaron algunas cosas. A los anteriores presidentes inoperantes les siguieron dos que caracterizarían lo que se conoce como la “era progresiva”, el republicano Theodore Roosevelt (1901-1909) y el demócrata Woodrow Wilson (1913-20). Bajo su mandato se impulsó un amplio movimiento reformista que por una parte legisló contra los abusos del desarrollo económico, la corrupción política y los monopolios, y por otra reguló la vida social, tanto las relaciones laborales como la vida urbana y sus problemas.

El reformismo fue impulsado de forma decisiva por el periodismo y la literatura. El primero desarrolló una importante labor de investigación y denuncia de los males de la sociedad americana, destapando vinculaciones entre la policía y el crimen organizado, procedimientos seguidos por las empresas para acabar con sus competidores, falsedad en la publicidad de algunos medicamentos o el uso de adulterantes y conservantes en alimentos enlatados. Escritores como Upton Sinclair en su novela “The Jungle (La jungla)”, publicada en 1906, llamó la atención sobre las condiciones de las fábricas empaquetadoras de carne en Chicago. Jack London escribió “The Iron Heel (El talón de hierro)”, advertencia sobre una América fascista y su ideal de una hermandad socialista.

Proliferaron las iniciativas de carácter humanitario, abriéndose centros comunitarios para inmigrantes, creándose una Secretaría de Menores para promover medidas como el examen médico y la distribución gratuita de leche para los niños, la creación de jardines de infancia y de clínicas especializadas en enfermedades infantiles, reformatorios y tribunales de menores, reforma de las prisiones, aplicación de la libertad bajo fianza y de sistemas de redención de penas por el trabajo o abolición de la pena de muerte en varios Estados.

Entre las iniciativas calificadas de humanitarias también cobró actividad el “prohibicionismo”, como respuesta al crecimiento de la venta y consumo de bebidas alcohólicas. La Unión Femenina para la Templanza Cristiana, la Liga Anti-bares y la Iglesia Metodista principalmente, consiguieron que en 1915 casi las dos terceras partes de los Estados tuvieran “leyes secas” y en enero de 1919 la prohibición se extendió a todo el país. Estas y otras organizaciones, integradas principalmente por mujeres acomodadas, se fueron arrogando la vigilancia y persecución “moral” de todo tipo de comportamientos sociales.

UnionFemeninaTemplanza
Sin embargo las reformas impulsadas no eran el resultado de una ideología realmente progresista de los políticos gobernantes, sino más bien de su pragmatismo ante el creciente descontento y movilización de los más humildes, que de alguna forma había que aplacar.

Roosevelt por ejemplo apoyó la reformista Ley Hepburn porque temía algo peor. Escribió que en el lobby de los ferrocarriles que se oponía al proyecto de ley “son muy miopes por no entender que el rechazarla significa incrementar el movimiento a favor de que los ferrocarriles sean propiedad del gobierno”. Igualmente se creó reputación de “destroza-trusts”, pero en 1904, 318 trusts controlaban el 40% de la industria norteamericana.

También cambió la actitud ante los sindicatos, y en 1900 se creó la National Civic Federation (NCF, Federación Nacional Cívica) cuyo objetivo consistía en mejorar las relaciones entre el capital y las organizaciones obreras. Estaba compuesta principalmente por grandes empresarios y políticos nacionales, pero su vicepresidente fue durante mucho tiempo un miembro de la American Federation of Labor (AFL, Federación Americana del Trabajo). Si los sindicatos eran algo inevitable, mejor llegar a acuerdos con ellos, y mejor hacerlo con uno conservador que con otro radical.

En 1910 la Federación elaboró una propuesta de ley modelo para dar compensaciones a los trabajadores, indemnización o seguros de accidentes. Roosevelt se enojó cuando el Tribunal Supremo dijo que la ley aprobada en Nueva York era inconstitucional porque privaba de propiedades a las corporaciones sin el debido proceso legal. Dijo que tales decisiones daban “una inmensa fuerza al Partido Socialista”.

Y es que, a pesar de que la población se benefició de los cambios introducidos, efectivamente el socialismo estaba creciendo. En 1901, Eugene Debs fundó el Partido Socialista de los Estados Unidos, que llegó a contar con 100.000 afiliados. En 1910, Víctor Berger fue el primer miembro del partido elegido para el Congreso. En 1911 eligieron a setenta y tres alcaldes socialistas y a mil doscientos funcionarios menores en 340 ciudades y pueblos. Su principal periódico contaba con medio millón de suscriptores y en total, alrededor de un millón de personas leía la prensa socialista. La prensa tradicional habló de “la creciente marea del socialismo”.

Pero no todas las capas sociales se beneficiaban igual de las reformas. Los arrendatarios, los obreros de las fábricas, los mineros o los habitantes de los suburbios no las percibían como suficientes y las movilizaciones continuaron. En la década de 1890, había habido unas mil huelgas al año, en 1904 hubo cuatro mil.

En 1903 en Kensington (Pennsylvania) 75.000 trabajadores textiles se declararon en huelga. De éstos, al menos 10.000 eran niños pequeños. A comienzos del siglo XX, 284.000 niños de edades comprendidas entre los diez y los quince años trabajaban en las minas, en las fábricas y en las industrias.

mother-jonesKensington1903
En 1907 de nuevo se desató el pánico por un colapso financiero, dando lugar a una nueva crisis. Las grandes corporaciones no sufrieron, pero los beneficios no eran tan grandes como querían y la industria no crecía al ritmo deseado, así que comenzaron a buscar formas de reducir costes.

Una de esas formas era el taylorismo, un sistema de división del trabajo, incremento de la mecanización y de los sistemas salariales a destajo para incrementar la producción y los beneficios. El propósito del taylorismo era hacer a los trabajadores intercambiables, como si fueran piezas estándar, despojadas de individualidad y humanidad.

En el invierno de 1909, las mujeres de la Triangle Shirtwaist Company de Nueva york (Compañía de Blusas Triángulo) decidieron ir a la huelga. Llamaron a la huelga general a otras empresas, esperando que se uniesen unas tres mil personas, pero se declararon en huelga 20.000. Cada día se afiliaban mil nuevos miembros al International Ladies Garment Workers Union (Sindicato Internacional de Trabajadoras de la Ropa) y la huelga se prolongó durante todo el invierno. Las trabajadoras consiguieron parcialmente sus peticiones en más de trescientas fábricas, pero las condiciones no cambiaron mucho. El 25 de marzo de 1911 se desató un fuego en la Compañía de Blusas Triángulo en el que murieron 146 trabajadores, mujeres en su mayoría. En Broadway, hubo un desfile en su memoria en el que marcharon 100.000 personas.

TriangleShirtwaistFire_1911
Hubo más incendios y más accidentes. Según un informe de la Commission on Industrial Relations (Comité de Relaciones Industriales), en 1914 murieron 35 000 trabajadores en accidentes industriales y 700.000 resultaron heridos.

La afiliación a los sindicatos aumentaba, pero un 80% estaba en la American Federation of Labor (AFL, Federación Americana del Trabajo), un sindicato exclusivo, casi todos hombres, blancos y trabajadores cualificados. En 1910, a pesar de constituir una quinta parte del total de la mano de obra, tan sólo una de cada cien mujeres pertenecía a un sindicato. Los trabajadores negros, que ganaban un tercio de lo que ganaban los blancos, también estaban excluidos de la AFL.

En 1905 doscientos socialistas, anarquistas y sindicalistas radicales de todos los Estados Unidos habían fundando en Chicago el Industrial Workers of the World (IWW, Trabajadores Industriales del Mundo). Los “wooblies”, como se les conoció popularmente, aspiraban a organizar a todos los trabajadores de cualquier sector en “Un Gran Sindicato”, desde posiciones radicales y con una ideología próxima al sindicalismo revolucionario.

IWW_charter_poster
En 1909 lideraron una huelga de seis mil trabajadores en Pennsylvania contra una filial de la Compañía Siderúrgica Americana, desafiando a los soldados de caballería del Estado. Prometieron matar a un soldado por cada trabajador asesinado (en un enfrentamiento armado, murieron cuatro huelguistas y tres soldados de caballería) y se las arreglaron para mantener tomadas las fábricas hasta que ganaron la huelga.

En esos años y hasta 1914, el IWW fue un quebradero de cabeza para el capitalismo, justo cuando el crecimiento era gigantesco y los beneficios enormes

En enero de 1912, lo que se inició como un paro de las tejedoras de una de las cuatro fábricas que la Compañía de Lana Americana tenía en Lawrence (Massachusetts), se convirtió pronto en una huelga de 10.000 trabajadores. El IWW tenía que proveer de alimento y combustible a 50.000 personas en una ciudad de 86.000 habitantes; establecieron comedores públicos y empezó a llegar dinero de todo el país. El alcalde mandó salir a la milicia local y el gobernador a la policía estatal, declararon la ley marcial, hubo persecuciones, detenidos, disturbios y muertos, pero finalmente ganaron la huelga.

En septiembre de 1913, 11.000 mineros de la Colorado Fuel & Iron Corporation de Rockefeller fueron a la huelga. La compañía inmediatamente los desalojó de sus casas, pero ayudados por el United Mine Workers Union (Sindicato de Mineros Unidos), montaron tiendas de campaña en las colinas cercanas. El gobernador sacó a la Guardia Nacional, llevaron esquiroles, golpearon a los mineros y a sus mujeres, arrestaron a cientos de ellos, pero no se rindieron. Tras aguantar el duro invierno, en abril de 1914 la Guardia Nacional atacó la colonia de Ludlow, prendiéndola fuego y matando a tiros a trece personas en su huida. Al día siguiente en un hoyo bajo un catre encontraron los cuerpos carbonizados de once niños y dos mujeres Se había consumado la Masacre de Ludlow.

La noticia se difundió rápidamente por todo el país y los Mineros Unidos publicaron un “Llamamiento a las armas”. Miles de trabajadores armados de todo el Estado se dirigieron Ludlow, cortando cables de teléfono y telégrafo y preparándose para la batalla, mientras en el resto del país había asambleas y manifestaciones.

Finalmente el gobernador de Colorado pidió tropas federales que acabaron con la huelga. Habían matado a sesenta y seis hombres, mujeres y niños.

El 7 de mayo de 1915 un submarino alemán torpedeó y hundió al trasatlántico británico Lusitania, muriendo 1.198 personas de las que 124 eran americanas.

En 1914 había empezado en Estados Unidos una seria recesión, pero en 1915 los pedidos bélicos de los aliados ya habían estimulado la economía, y para abril de 1917 se habían vendido mercancías por valor de más de dos mil millones de dólares. Ahora, la prosperidad americana estaba vinculada a la guerra.

A pesar de que el presidente Woodrow Wilson había prometido que permanecería neutral, en la primavera de 1917 Estados Unidos entró en la I Guerra Mundial. Se necesitaba un millón de hombres y se desplegó una enorme propaganda, pero durante las primeras seis semanas tras la declaración de guerra, sólo se ofrecieron voluntarios 73.000 hombres, de modo que el Congreso aprobó el reclutamiento forzoso.

Woodrow-Wilson
Durante el verano de 1917, las asambleas antibelicistas del Partido Socialista atrajeron a grandes multitudes. En las elecciones municipales de ese año los socialistas consiguieron un número extraordinario de votos. Su candidato para la alcaldía de Nueva York consiguió un 22% de los votos, cinco veces más de lo que era habitual. En la legislatura del estado de Nueva York salieron elegidos diez socialistas. En Chicago los votos pasaron del 3,6% en 1915 al 34,7% en 1917. En Búfalo, subieron del 2,6 al 30,2%.

En junio de 1917 el Congreso aprobó la Ley de Espionaje, que contenía una cláusula que estipulaba penas de hasta veinte años de cárcel para quien en tiempos de guerra promoviera insubordinación, deslealtad, sedición u obstruyera el reclutamiento. La Ley fue utilizada para encarcelar a los que hablaron o escribieron en contra de la guerra. Novecientas personas fueron a la cárcel por aplicación de la ley. 330.000 hombres fueron declarados prófugos.

En septiembre de 1917 se hicieron redadas simultáneamente en cuarenta y ocho locales del IWW. En abril de 1918 llevaron a juicio a 101 dirigentes del sindicato por conspirar, obstaculizar el reclutamiento y alentar la deserción. Todos fueron declarados culpables.

La guerra terminó en noviembre de 1918 habiendo muerto 50.000 soldados americanos. La amargura y la desilusión se extendieron por todo el país, como muestra la literatura de la posguerra.

A pesar de que la guerra había servido de pretexto para descabezar las organizaciones radicales, el temor al socialismo seguía estando presente. Una ley aprobada por el Congreso hacia el final de la guerra estipulaba la deportación de los extranjeros que se oponían al gobierno organizado o que defendían la destrucción de la propiedad privada. En diciembre de 1919 detuvieron a 249 extranjeros nacidos en Rusia, entre ellos radicales y anarquistas, y los deportaron a la Rusia Soviética. En enero de 1920 fueron detenidas y deportadas cuatro mil personas.

En febrero de 1919 los dirigentes del IWW estaban en prisión, pero su idea de realizar una gran huelga general se iba a convertir en realidad. 100.000 trabajadores de Seattle (Washington) se pusieron en huelga y paralizaron la ciudad durante cinco días. La huelga fue pacífica, pero tras ella hubo redadas y arrestos. Treinta y nueve miembros del IWW fueron encarcelados por ser “cabecillas de la anarquía”.

En 1919, se declararon en huelga 350.000 trabajadores de la siderurgia, 120.000 trabajadores textiles en Nueva Inglaterra y Nueva Jersey, 30.000 trabajadores de la seda en Paterson (Nueva Jersey), la policía en Boston, los fabricantes de puros, los camiseros, los panaderos, los camioneros y los barberos en Nueva York.

En la primavera de 1920 Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti fueron detenidos y acusados por el asalto y homicidio del pagador de una fábrica. Declarados culpables en un juicio cuyas anotaciones y circunstancias hacen pensar que su único delito era ser anarquistas, fueron condenados a muerte. Permanecieron siete años en prisión, mientras por todo el país y por todo el mundo la gente se interesaba por el caso. En agosto de 1927 fueron electrocutados mientras en las calles la policía disolvía manifestaciones y piquetes.

Save_Sacco_and_Vanzetti
En los conocidos como “los locos años 20” la recuperación económica fue muy rápida, debido sobre todo al espectacular aumento de la producción de automóviles (1,9 millones de vehículos en 1919; 5,6 millones en 1929), al incremento de la demanda de bienes de consumo y al boom de la construcción. La producción manufacturera creció entre 1921 y 1929 a una tasa media anual del 7,6 %; la producción de carbón pasó de 25,3 millones de toneladas en 1920 a 55 millones en 1930, la de acero de 2,7 a 9,4 millones; la de electricidad, de 5,8 millones de kilovatios-hora en 1920 a 17,5 millones en 1935.

El desempleo bajó de 4.270.000 parados en 1921 a un poco más de 2 millones en 1927. En general, el nivel salarial de los trabajadores aumentó, algunos granjeros hicieron mucho dinero, el 40% de todas las familias que ganaban más de 2.000 dólares anuales podía comprar coches, radios, frigoríficos… Pero la prosperidad se concentraba en la alta sociedad. Una décima parte del 1% de las familias ricas obtenían los mismos ingresos que el 42% de las familias pobres. Unos 25.000 trabajadores morían cada año en accidentes laborales y 100.000 quedaron permanentemente discapacitados.

Finalmente, tras muchas luchas y movilizaciones en 1920 las mujeres consiguieron el derecho al voto, tras la aprobación de la Decimonovena Enmienda.

En 1923 el Congreso aprobó el “Plan Mellon” que bajó los impuestos sobre la renta de forma generalizada. La reducción para las rentas más altas fue del 50 al 25%, para las más bajas del 4 al 3%.

El Ku Klux Klan, que había reaparecido en Georgia en 1915, cobró enorme fuerza en los años veinte, extendiéndose hacia el norte. En 1924 contaba ya con 4 millones de miembros.

En el clima general de optimismo y prosperidad, hubo esporádicos episodios de luchas laborales. Con el Partido Socialista debilitado se organizó un Partido Comunista, que estuvo involucrado en muchas de ellas. El Sindicato Nacional de Trabajadores Textiles, creado por los comunistas, organizó una gran huelga textil que se extendió por Tennessee y Carolina del Norte y del Sur durante la primavera de 1929.

La quiebra de la bolsa en 1929 (The Great Crash), metió al país en la mayor crisis conocida, una crisis económica y social que cuestionó la credibilidad misma del sistema norteamericano. En tres años, cerraron unos 5.000 bancos, la producción industrial cayó al 50%, millones de inversores se arruinaron, se paralizaron la construcción y la industria, el sector agrícola se hundió y el desempleo alcanzó la cifra de 15 millones de parados. Las ciudades se llenaron de desempleados, de gente sin hogar, de largas colas ante las instituciones de caridad, de barriadas de chabolas. Y, como ocurre muchas veces en estas circunstancias, la violencia social se extendió por todo el país.

——————————————————————————————
——————————————————————————————

Quizás aquí debajo veas una publicidad que Wordpres pone cuando le apetece y con la que nosotros no tenemos nada que ver. Está en su derecho, tanto como el que tienes tú de hacerla desaparecer. Pincha en la imagen, instálate el plugin de Adblock Plus y ¡¡adios!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Años 10, Años 20, Un poco de Historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EE.UU. hasta 1929

  1. Enrique dijo:

    Uf. He necesitado dos días (dos tirones) para leer el post. Esta noche dormiré más culto, jeje.

    • CyT - GCPG dijo:

      La verdad es que hace unos meses teníamos la intención de simplificarlo, pero cuando lo repasamos para publicarlo no nos pareció tan pesado. Se ve que nos hemos acostumbrado en estos últimos tiempos a leer artículos larguísimos y aburridísimos sobre algunos temas y ahora todo en comparación nos parece más ligero…

      Pero vamos, que sí, que a lo mejor nos hemos pasado un poco jajaja

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s