Sergei M. Eisenstein

Sergei Mijailovich Eisenstein, Su Majestad Eisenstein para muchos aficionados al séptimo arte, nació en Riga (Letonia) en 1898, en el seno de una familia acomodada de clase media. Sus padres, separados desde 1905, siempre se preocuparon de que su hijo adquiriera una amplia cultura. Eisenstein, que fue criado por una niñera que estuvo con él hasta su muerte como cocinera y ama de llaves, siempre tuvo una educación ejemplar.

Estudió ingeniería y arquitectura en San Petersburgo, conocimientos que luego aplicó a su cine. Podría decirse que Eisenstein era el culto, el más intelectual de los cineastas soviéticos de la época.

A pesar de que todo indicaba lo contrario, el inteligente e inquieto joven decidió apuntarse en 1917 a las Milicias Populares Universitarias. Y al año siguiente, mientras su padre se alistaba en el Ejército Blanco, él lo hacía en el Ejército Rojo. Se dedicó a organizar espectáculos para la tropa y a la construcción de decorados y carteles propagandísticos. También realizó pinturas en trenes de propaganda, donde se acercó al cine en calidad de espectador.

SMeisenstein2
Posteriormente se instaló en Moscú, donde formó parte del Teatro Proletkult, participando en varias representaciones. Destaca la dirección de la obra teatral “El sabio” en 1923, en la que se dispuso el escenario como un circo, y donde se produjo el primer acercamiento de Eisenstein al cine en calidad de director, ya que la obra incluía a modo de intermedio filmado ‘Kinodnevkik Glumova (El cine diario de Glumov)’. Año redondo, pues también publica en LEF (Frente de Izquierdas del Arte), revista dirigida por el poeta Vladimir Maiakovski, su primer artículo teórico: “El montaje de atracciones”.

En 1924 se le encargó remontar ‘El doctor Mabuse’, de Fritz Lang, para adaptarla a la ideología de la URSS. Se estrenó con el nombre ‘Podredumbre dorada’. Un comienzo en la industria para olvidar, pero que sirvió para que se metiera de lleno en el mundo del cine. Ese mismo año rodó Stachka (La Huelga)’, donde ya comenzó a experimentar con el montaje.

Su siguiente trabajo fue ‘Bronenosets Potyomkin (El Acorazado Potemkim)’, que supuso su fama internacional a pesar de ser una película menospreciada en la URSS.

En 1926 inició el rodaje de un proyecto propio ‘La línea general’, finalmente denominada ‘Staroye i novoye (Lo viejo y lo nuevo)’. La obra no pudo ser terminada hasta 1929, teniendo que interrumpir su rodaje para realizar ‘Oktyabr (Octubre)’, película de encargo por el décimo aniversario de la Revolución.

Sus ideales comunistas lo condujeron en varias ocasiones a conflictos con funcionarios del gobierno soviético. Stalin era consciente del poder del cine como medio de propaganda, y consideró a Eisenstein como una figura controvertida. Cuando Stalin se hizo plenamente con el poder, Eisenstein empezó a recibir presiones y decidió ir a Hollywood. La Paramount rechazó sus proyectos y se fue a México, donde empezó a rodar en 1931 la inacabada ‘¡Que viva México!’.

SMeisenstein4
En la URSS censuraron la también inconclusa ‘Bezhin lug (El prado de Bezhin)’, de 1937. Pero Stalin le dio una nueva oportunidad y rodó ‘Aleksandr Nevskiy (Alexander Nevski)’ en 1938.

Entre 1944 y 1946 realizó ‘Ivan Groznyy (Iván el Terrible)’, que iba a ser una trilogía, pero de la que no se terminó la última entrega. Con la primera parte ganó el Premio Stalin. La segunda parte, ‘La conjura de los boyardos’, no se pudo estrenar hasta la muerte del dictador, cuando ya había fallecido también el director.

Algunos ejemplos de otras obras de menor calado son: ‘Romance sentimentale (Romance sentimental, 1930)’, ‘Thunder Over Mexico (Trueno sobre México, 1933)’, ‘Death Day (Día de muerte, 1933)’ y ‘Time in the Sun (Tiempo en el sol, 1940)’.

En los periodos de inactividad de rodaje, continuó dedicado a su obra teórica.
Murió en Moscú en 1948.

El cine de Eisenstein destaca sobre todo por sus experimentos con el montaje. Aunque admiraba a D.W. Griffith, y de hecho reconocía que le debía todo, se alejó del montaje clásico para pasar a entenderlo como un choque de imágenes que crean en la mente del espectador una tercera, noción ésta inspirada en los ideogramas japoneses. Dos ideas independientes forman otra distinta. Así, partiendo de elementos tangibles, genera conceptos de difícil representación. No podemos olvidar tampoco sus teorías sobre el montaje de atracciones, donde traslada técnicas del circo y el music-hall al mundo del cine.

Para Eisenstein la película se hace fundamentalmente en la mesa de montaje. Con las tomas rodadas experimentaba hasta lograr en la fase de edición el efecto deseado. El movimiento lo determinan la acción y el montaje.

Siguiendo los preceptos preconizados por Kuleshov, el protagonista en sus obras es la masa, los personajes colectivos. Evita el individualismo y se dirige a cuestiones más amplias de la sociedad. Tiende a no utilizar actores profesionales. Sus actores solían ser personas sin entrenamiento en el campo dramático, tomadas de ámbitos sociales adecuados para cada papel.

——————————————————————————————
——————————————————————————————

Quizás aquí debajo veas una publicidad que Wordpres pone cuando le apetece y con la que nosotros no tenemos nada que ver. Está en su derecho, tanto como el que tienes tú de hacerla desaparecer. Pincha en la imagen, instálate el plugin de Adblock Plus y ¡¡adios!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Directores y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Sergei M. Eisenstein

  1. Pingback: ‘La Huelga’, Sergei M. Eisenstein, 1924 | Cine y Trabajo

  2. cristina dijo:

    Hola Gourmet,
    Enhorabuena por tu segunda cabeza, o por tu otra personalidad, los bultos siempre son peligrosos, y quién sabe en lo que acaban convirtiendose! En cualquier caso a partir de ahora necesitarás dos sombreros….jejeje.
    Estupenda entrada de Eisenstein, siempre me ha gustado su peinado. No recuerdo haber visto la huelga, pero pondremos remedio a este pecado. Por supuesto que si recuerdo “el acorazado potenkin” e “Ivan el terrible” . Dos obras cargadas de magnetismo y fiel reflejo de un aépoca.
    Un saludo Cristina

  3. CyT - GCPG dijo:

    Hola Cristina, bienvenida. Estrenas este blog en cuanto a comentarios se refiere, lo cuál no tiene mayor utilidad práctica, pero la verdad es que a nosotros nos hace mucha ilusión.
    Nos quitamos los dos sombreros para recibirte como te mereces, y si ves La Huelga y te apetece, comentamos por aquí.

  4. Buena forma de iniciar un blog de cine con Su Majestad Einsenstein. Sus teorías sobre el montaje (llevadas a la práctica por él mismo, claro), siguen siendo básicas hoy día. Todavía hoy día es imprescindible estudiar su forma de trabajo si se quiere hacer algo serio en cine.
    A ver con qué otros cineastas nos deleitáis en este blog que promete mucho.
    Saludos.

  5. CyT - GCPG dijo:

    Ana-Guionista, bienvenida. Esperamos verte por aquí a menudo.
    Desde luego, Eisenstein es imprescindible para entender gran parte del cine que se hizo posteriormente.
    Va a haber cineastas de lo más variado. Si echáis un vistazo a la pestaña “Películas” os podéis hacer una idea. Intentaremos alternar épocas y países, aunque a lo mejor tengamos alguna racha “monotema” 🙂

  6. Pingback: Un cine marcado por la revolución: U.R.S.S. (1905-1929) | Cine y Trabajo

  7. Pingback: Grigori Kozintsev y Leonid Trauberg | Cine y Trabajo

  8. Pingback: TGIF: El cine, las luchas sindicales y la huelga | América 2.1

  9. Pingback: TGIF: El cine y la huelga | América 2.1

  10. Pingback: Inspiración – vía cineytrabajo.wordpress.com – BOSTIK PROD

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s